Qué tener en cuenta a la hora de comprar una batería de cocina

Qué mejor sensación que la de llegar a casa un día de mucho frío en pleno invierno y tener una sopa/ lentejas/cocido/fabada recién hecha y calentita lista para ser comer. ¡Nos encanta la comida con cuchara!

Estarás de acuerdo con nosotros en que las mejores recetas se cocinan a fuego lento y, para cocinar de este modo, necesitamos una buena batería de cocina. Así que, como el frío ya está aquí y una cazuela va a ser tu mejor aliada en estas fechas, San Ignacio va a darte unas pautas a tener en cuenta a la hora de escoger la batería perfecta.

 

1. El material

Existen varios materiales con los que se puede fabricar una batería de cocina, pero normalmente las que están hechas de acero inoxidable no fallan porque es un material resistente, duradero, bastante ligero y fácil de limpiar.

Por otro lado, están las ollas de aluminio prensado, también muy ligeras y fáciles de limpiar. Además, este es un material que garantiza una distribución rápida y homogénea del calor, lo que las hace perfectas para ahorrar tiempo y energía.

Asimismo, otro material con el que suelen estar fabricadas las baterías de cocina es el hierro fundido: un material antiadherente por sí mismo haciendo que las recetas sean más sanas sin necesidad de utilizar tanto aceite para cocinar. Este material es más pesado y menos fácil de limpiar en comparación con los otros dos, ya que deberás secarlas a mano para evitar su oxidación. En cambio es más duradero y, al poseer antiadherencia propia y no usar una elaborada, respeta más el sabor de los productos.

 

2. Compatible con inducción

Da igual si tu cocina es de inducción o no, si es compatible con este tipo de cocina lo es con cualquiera. Además, es una inversión a futuro porque casi todas las nuevas cocinas se hacen así y, si te cambias de casa o reformas tu cocina, no tendrás que gastar en una nueva batería.

 

3. Peso

Levanta la batería de cocina y comprueba su peso antes de comprarla. Una ligera será más fácil de manejar, aunque a veces esto es difícil de conseguir según el material que elijas. Las más ligeras suelen ser las de acero inoxidable y aluminio prensado, mientras que las baterías de hierro fundido son las más pesadas por la propia naturaleza del material. Compara los pros y los contras de cada una y escoge la que mmás se adapte a ti.

 

4. Fácil de limpiar

Una batería de cocina fácil de limpiar te ayudará a retirar con facilidad los restos de comida sin necesidad de complicarte demasiado. Además, si también es apta para el lavavajillas te ahorraras el tener que frotar.

 

En San Ignacio tenemos un montón que serán perfectas para ti. Entra en nuestra página y ¡escoge la batería que mejor se adapte a ti!: BATERÍAS SAN IGNACIO